Banda Ancha EU

Comunidad de usuarios
de fibra, móvil y ADSL

Las cosas de la justicia

Mocos

ABC
MADRID. El ciego que fue sorprendido al volante de un coche a 154 km./h es realmente ciego, según sostuvo ayer el Tribunal Supremo.
La cuestión no es baladí porque Domingo Merino fue llevado a juicio en julio de 2004 acusado de fingir que se había quedado ciego en un accidente de tráfico que tuvo lugar en febrero del año 1996 para beneficiarse así de una indemnización de 546.780 euros de su compañía aseguradora, Mapfre.
La empresa de seguros interpuso la demanda cuando el hombre fue sorprendido al volante de su automóvil circulando a alta velocidad por una autopista, al considerar que fingía su ceguera. El ya confirmado como invidente explicó que sentía muchas ganas de volver a sentir lo que era conducir, que sabía que se trataba de un tramo en el que había una recta de cuatro kilómetros y que fue él mismo quien le pidió a su esposa que le dejara llevar el coche un rato porque sabía que la carretera no tenía curvas, según relataba la sentencia de la Audiencia de Barcelona.
En la misma, dictada el pasado mes de enero, se establecía que Merino debía ser considerado legalmente ciego, pese a que él mismo admitió que conserva un punto de visión en un ojo, y consideró que no era «materialmente imposible» que condujera a tal velocidad y firmara el boletín de denuncia, siempre con ayudas que suplieran su minusvalía.
Ahora, un auto de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo no ha admitido el recurso de casación presentado por la aseguradora porque considera que la Audiencia de Barcelona se ha basado en una «prueba copiosa y con razonamientos que no se encuentran muy lejos de ser arbitrarios» para asegurar que no concurría por parte del acusado una conducta engañosa «fingiendo ser ciego para obtener la contraprestación debida por la aseguradora».

👁 166
Este tema está cerrado a nuevas respuestas. Abre un nuevo tema para retomar la conversación.