Banda Ancha EU

Información independiente
sobre fibra, móvil y ADSL

hosting en interdominios

Cerrado

6

Compartir es legal, Ribas lo que Ribas...

Compartir es legal, Ribas lo que Ribas…

"Una democracia no está segura si el pueblo tolera el crecimiento de un poder privado hasta tal punto que se convierte en más potente que el propio Estado democrático. En esencia, eso es el fascismo". Franklin Delano Roosevelt.

Lo he visto publicado en Hispamp3 y en bandaancha. Una niña de 12 años está en la lista de los denunciados por la RIAA. Esta joven delincuente se dedicaba sin escrúpulos a bajarse canciones de los teletubbi sin pasar por caja. Las madres cuando quieren que sus niños no sean traviesos les asustan diciendo "que viene la RIAA".Son nuevos tiempos. Al Ratoncito Pérez ya no hay quien se lo crea y al Coco le han quitado el puesto de asustador profesional. No me malinterpreten no es que yo diga que lo escandaloso sea solo lo de este pequeño peligro para la sociedad, porque también lo es el caso de los 260 denunciados restantes, pero este ejemplo sirve para dejar claro de quiénes hablamos cuando decimos "piratas". En ese saco entran desde niñas que se bajan la canción de los Pokemon hasta adultos que usan Internet para recuperar sus clásicos, son estudiantes de esos de los que "nunca se meten en problemas", son trabajadores e incluso en la lista también entra alguno que otro que siempre ha sido defensor de la ley y del orden. Pero ¿qué esperaban? ¿Parches en el ojo y patas de palo? ¿Dientes picados? ¿Caras de fugitivos? Díganme, ¿qué harán cuando el niño regordete con gafas se siente en el banquillo de los acusados con cara de "pero qué hago yo aquí"?

Si les soy sinceros los internautas nos empezamos a enfadar. Antes, cuando saltó la noticia de la famosa denuncia, nos lo tomamos a broma. Ya que nos llamaban "piratas" aparecíamos por los foros de Internet presumiendo de parche en el ojo y riéndonos del insulto. Pero la cosa ya no tiene gracia. Se están repitiendo tantas veces las mismas consignas que ya son nuestros propios compañeros de esta comunidad, aunque no dejen de ser una minoría, los que aseguran lo que el titiritero dice. En la fabricación del consentimiento uno sabe que ha llegado al éxito total cuando consigue imprimir la ideología hasta tal punto que la transforma en un sentido común artificial. Y no hay nada más difícil que discutir algo cuando la otra persona piensa que lo que dice es evidente. Como lo obvio, por definición, se argumenta por sí mismo es difícil luchar contra tanta evidencia postiza y tanto sentido común sin sentido.

No son pocos los que dicen, como poseídos por los empresarios y artistas, que nadie obliga a comprar música, libros o películas. Que todo es decisión del consumidor. La verdad es, tengo que reconocerles, que yo jamás decido en ese punto. Siempre lo hace mi tarjeta de crédito por mí. Por más que intento comprar sin fondos en la VISA la cajera me insiste en que diga lo que diga "el señor ese de la discográfica EMI" y por mucho que yo haya decidido llevarme el último éxito de mi cantante favorito, mientras no tenga dinero no hay nada que hacer. He intentado hablar con mi cartera pero sin resultados positivos. Ella siempre dice "no" y por más que insisto ella sigue diciendo "no". Señores empresarios a mi no me falta capacidad de decisión a la hora de adquirir ciertos productos, lo que me falta es dinero. Desde el punto de vista del poder quien no tiene dinero para comer es porque está decidiendo no comprar comida y quien vive bajo un puente es porque ha decidido no comprar una casa. Desde el punto de vista del ciudadano lo que tu cabeza decide lo prohíbe tu bolsillo y bien saben ustedes que ese no atiende a razones.

La cultura que antes se consideraba un bien patrimonio de la humanidad imprescindible para que el ciudadano pudiera tener una visión crítica y participativa en la sociedad es ahora una mercancía a la que solo puedes acceder si tienes dinero. Yo no estaría escribiendo este artículo si no hubiese aprendido a juntar palabras a partir de ver cómo lo hacían mis escritores favoritos cuyos libros pasaban de mano en mano entre mis amigos. ¿Qué libertad de expresión tiene el ciudadano que no tiene nada que expresar o no sabe como hacerlo? ¿Qué libertad de elección tiene quien solo sabe elegir a qué concursante de Gran Hermano expulsar? Las cuerdas del titiritero trabajan desde hace años y ya hasta los pobres más pobres no conciben la posibilidad de acceder a algo si no es previo peaje y claman prisión para los que se saltan esta ley grabada a fuego en la conciencia colectiva. Por otra parte es lógica esa mentalidad: en el mundo del "todo se vende" la vivienda no es un derecho, es un negocio y hasta Dios no ha podido evitar que las leyes de mercado reinen también en el cielo y en algunos países ya solo impone el castigo de parir con dolor a las madres que no pueden pagar la epidural.

¿Dónde me meto la Constitución? ¿Qué puedo hacer con ella? El próximo 6 de diciembre es su 25 aniversario ¿podemos celebrarlo intentando cumplirla? Las palabras del poder dejan por mentirosos a los profesores que me enseñaron Derecho Constitucional en el primer curso de la carrera. Ellos decían que la Constitución no es una declaración de intenciones. Que es la norma de las normas. La Capo di Tutti Capi en esto de El Derecho con mayúsculas. Pero ¿dónde está mi acceso a la cultura "a la que todos tienen derecho" y que "los poderes públicos tienen que garantizar"? El acceso libre a la cultura ¿es para todos? ¿o solo para los que puedan pagarse ese derecho?

A lo largo de mi vida, y no sin esfuerzo, he comprado varios productos originales. Un aficionado al cine como yo no puede evitar en ocasiones el impulso de comprarse una buena película original. Porque, seamos sinceros, son tan bonitas con esos estuches y quedan tan bien en la repisa… Pero el 90% de lo que me he comprado son películas que ya había visto, discos que ya había escuchado y libros que ya había leído. Es lógico: con la poca capacidad de decisión que tiene un bolsillo con 2.000 pesetas no puedes arriesgarte así como así. Hay que ser cuidadoso con la elección, nunca se sabe cuando podrás tener otra. Por eso terminas comprándote solo esas joyas que consideras indiscutibles e imprescindibles. Sin embargo, ya no compro originales. No sean mal pensados. No es por piratería, relajen a sus abogados, es porque estoy en huelga. Ya sé que Ismael Serrano dice que comprar un disco es un acto de militancia pero mi militancia está con mis compañeros vilipendiados de Internet, no con Ismael Serrano. Por eso para mi militar es no comprar ni un solo original mientras las amenazas y los insultos continúen.

Sé que pensarán que eso me hace comprar en el llamado Top Manta. Ya he escuchado a sus guiñoles decir que eso alimenta a las mafias. Pero, seamos sinceros, es tan difícil no alimentar a una mafia hoy en día. No se si será verdad pero con las noticias que leo por ahí sobre dónde hacen los botines o los balones de fútbol ciertas grandes empresas y lo que pagan a la hora a los niños que las cosen o a qué guerra van a parar los beneficios de otras, sinceramente pienso que hoy en día es casi imposible gastar un euro sin que termine en manos de algún que otro cerdo.

Tampoco compro ya CDs vírgenes. Ya saben, por eso del canon que te cobra no por lo que haces sino por lo que pudieras hacer (¿no han pensado en un canon sobre los folios en blanco? Sería un bombazo).

Lo cierto es que se ahorra mucho con esta huelga mía. La recomiendo. Lo que ocurre es que ese ahorro lo guardo en un banco. ¿Ven? Es imposible escapar de las mafias.

¿Por qué no dan buenos consejos a los manteros? "¿Le llaman a usted mafioso? Pues haga como nosotros, hombre: ¡conviértase en empresa!"

Dice la Biblia que si tu ojo te induce al pecado debes arrancártelo. No son pocos los artistas que siguiendo la biblia del poder financiero han decidido arrancarse el ojo izquierdo para que no les haga ver lo que ahora no les conviene. En el mundo de los tuertos del ojo izquierdo los empresarios discográficos están preocupados por la pérdida de puestos de trabajo y por la economía de los artistas a los que vampirizan. En el mundo de los tuertos los artistas defienden a sus parásitos. Antes los cantantes y los actores decían que la música o el cine eran un bien cultural, no solo para que se respete su arte en lo que vale, sino para poder pedir así la reducción del IVA, pero si alguien se agarra a eso para decir que como bien cultural debe tener posibilidad de acceso a él a pesar de no tener dinero, solo tapándote el ojo izquierdo la palabra "cultura" se transforma en "ocio" o en "producto de lujo". En el mundo de los tuertos es normal que los empresarios que fabrican cantantes en sus despachos convirtiendo el panorama musical en la posibilidad de elegir entre lo mismo y lo mismo acusen de asesinar a la música a los pocos melómanos que todavía la respetan.

Pero vayamos al grano. El artículo 270 del Código Penal dice que "Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años … quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca…en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica… sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual". Aunque los internautas en un principio respiraron tranquilos sabiendo no tener ánimo de lucro ni actuar en perjuicio de tercero no tardaron mucho en llegar los magos del lenguaje expertos en retorcerlo. Si lo primero que piensas es que la expresión "con ánimo de lucro" equivale a "con ánimo de enriquecerse" te equivocas. El ánimo de lucro, según las empresas que quieren hacer de la piratería el negocio de denunciar a los piratas, es toda ganancia o utilidad que consigas y cualquiera que ésta sea incluso no siendo dinero. Es más, dicen, y no es un chiste, que puede considerarse ánimo de lucro el simple hecho de la posibilidad de obtener puntos que te hacen subir en listas de preferencias en ciertos programas de intercambio. A pesar de que los empresarios saben bien lo que es el ánimo de lucro pues es ese ánimo por el que viven y respiran amplían tanto su concepto que pronto hasta el intercambio de tazos de los niños en la guardería estará incluido.

La SAP de Castellón (27-2-03) en un caso en el que la denuncia se basaba precisamente en el artículo 270 del Código Penal relativa a la fotocopia de un libro en una copistería considera el hecho atípico y dice que: "los tribunales deben imponer la correspondiente sanción cuando el hecho enjuiciado tiene encaje indudable en el tipo penal previsto en la ley".

Si el ánimo de lucro se interpretara de la forma en la que ustedes dicen se daría el absurdo de que alguien que fotocopie una página de un libro que ha sacado de la biblioteca es un delincuente y debe ser encerrado entre 6 meses y 2 años en prisión pues se da una reproducción parcial con ánimo de lucro (pues, según ustedes, sin duda produce una utilidad y algún tipo de beneficio como es disfrutar de un texto que te ha parecido interesante). Pero, seamos serios, uno siempre confía en que hay algo de relación entre el sentido común y el Derecho. Por eso, dudo mucho de que ésta fuera la intención del legislador sabiendo que el Derecho Penal castiga solo "las más graves lesiones de los derechos rectores de la convivencia social". ¿Se dan cuenta de las paradojas que se producirían si su tesis fuera cierta? Fotocopiar una página del último libro de mi escritor favorito sería un grave delito con elevadas penas de cárcel pero si en lugar de hacer eso decido en un mal día darle una paliza porque su libro me ha parecido mediocre no sería delictivo sino que sería una simple falta si la lesión no exige objetivamente tratamiento médico o quirúrgico. Incongruente ¿no les parece? Pero no es la única paradoja. Volvamos al ejemplo del libro. Supongamos que el protagonista de nuestra historia decide en el último momento, camino de la copistería, que no va a fotocopiar esa página que tanto le ha gustado. Es mucho mejor tener el libro entero original con esas pastas duras tan bonitas que hacen hoy en día. Así que se va a la librería más cercana y lo roba (técnicamente lo hurta). Pues bien, según su teoría este pillo ha elegido bien entre las dos opciones. Si hubiese hecho la fotocopia sería un delincuente que merece las rejas pero por hurtarlo y al no sobrepasar el precio de lo sustraído las 50.000 pesetas no estaría cometiendo ningún delito sino una mera falta.

El concepto ánimo de lucro no estaba presente en el anterior Código Penal. Se penaba con multa a todo aquel que reprodujera una obra sin el consentimiento del autor sea cual fuere su ánimo. El actual código reforma ese punto e introduce como requisito el "ánimo de lucro". Debo pensar que esta reforma tenía algún tipo de propósito y no puede ser otro que convertir en atípica las conductas que estaban recogidas en el anterior texto legal y que era, sin duda alguna, excesivo. Si según ustedes ambos preceptos, el anterior y el vigente que lo modifica, penalizan las mismas conductas ¿por qué se introdujo en el precepto las palabras "animo de lucro"? ¿Fue con fines literarios?

Pero además, dice el legislador que no solo se requiere que exista ánimo de lucro sino también que la conducta sea en "perjuicio de tercero". Aquí es donde más flaquea la defensa de la ilegalidad de las acciones de los usuarios de las redes P2P. Se nota lo débil del argumento por la simple forma de expresarlo. Cuando alguien empieza una frase diciendo "es obvio" yo siempre me preparo para escuchar una mentira. Dice la SGAE en su página web que "es obvio que cada vez que se hace una copia de un disco para uso privado, se deja de vender un ejemplar del mismo". ¿Dónde esta la obviedad? ¿Cómo se puede presumir que lo que alguien se copia se lo habría comprado de no haberlo podido conseguir de esa manera?

La mal llamada piratería no solo no se puede incluir en el artículo 270 del Código Penal sino que no cumple el más básico de los principios y este no es otro que el principio de proporcionalidad. ¿Qué es el principio de proporcionalidad? Es ese que impide que alguien por bajar el último éxito de Bisbal acabe pasando sus noches charlando con un asesino múltiple. Además, el Derecho Penal regula todas aquellas acciones que interpelan a la conciencia más directa de la sociedad. Es el último recurso y se utiliza para aquellos casos en los que se lesiona un bien jurídico tan básico que no merece otra cosa más que la cárcel. ¿Existe esa conciencia colectiva actualmente? Por suerte las cuerdas del titiritero no son tan largas. Los padres regalan por reyes las armas del delito a sus hijos: cables de fibra óptica y grabadoras ultra rápidas vendidas a precios prohibitivos por las mismas empresas que más dinero dicen que pierden con la piratería. La revista "PC il" del mes de agosto saca en su anuncio publicitario de televisión a un guapo joven con melenas y aspecto cuidadosamente descuidado que dice que para él un PC útil es el que le permite descargarse Mp3's y, para colmo, la revista "Personal Computer Hoy" del mismo mes analiza en profundidad los programas P2P para que "aprendas a usarlos y configurarlos". No solo no hay delito sino que, para colmo, por muchos esfuerzos que la propaganda hace no hay ni remotamente una conciencia social que exija que lo haya.

Hasta aquí en lo que se refiere a la inexistencia de delito. Vayamos ahora a la última parte de la polémica. La Ley de la Propiedad Intelectual establece que "Las obras ya divulgadas podrán reproducirse sin autorización del autor en los siguientes casos: Para uso privado del copista… siempre que la copia no sea objeto de utilización colectiva ni lucrativa". Este precepto establece lo que se llama derecho a la "copia privada". Todos sabemos lo que los términos "uso privado" significan pero no saben lo que puede cambiar el castellano si se quiere. Estamos de acuerdo en que usar es utilizar algo y que privado, según el diccionario, es "que se ejecuta a vista de pocos, familiar y domésticamente". Según esto no debe resultar disparatado concluir que está permitida la copia de las obras siempre que se ejecuten domésticamente y sin fin lucrativo. Si bien parece claro, los que defienden que esto es ilegal argumentan que se trata de copias privadas de usuarios legítimos que ya sean titulares del original. No se empeñen en buscar en el texto legal este añadido. No aparece. Según ciertos sectores el abusivo canon que estamos pagando al comprar Cds vírgenes para remunerar esa copia privada está destinado solamente a pagar las copias que hace quien ya posee la obra original. Así que el hecho de que toda España esté pagando ese canon es por si a alguien se le ocurre la estupenda idea de que teniendo un disco decida copiarlo para así tener dos. Yo no tengo coche (que al parecer, y según he oído, son los únicos que pueden estar interesados en esto para amenizarse los viajes) y, sinceramente, no conozco a nadie que se dedique a hacer copias de las obras originales que compra. ¿Quién piensa de verdad que por algo tan marginal como es que a alguien le dé por reproducir su propio original estemos todos pagando por ello? Lo cierto es que una copia privada, según el castellano, según el sentido común y según lo que han dicho varias sentencias judiciales es sencillamente la reproducción que se hace para tu uso personal y sea de quien sea el original del que parte.

Para terminar solo decirle a los señores empresarios que he encontrado en uno de esos libros imprescindibles que les decía una cita que seguro les interesa: "Hoy en día, ya la gente no respeta nada. Antes poníamos en un pedestal la virtud, el honor, la verdad y la ley… La corrupción campea en la vida de nuestros días. Donde no se obedece otra ley, la corrupción es la única ley. La corrupción está minando este país. La virtud, el honor y la ley se han esfumado de nuestras vidas". Por lo que he podido leerles supongo que estarán plenamente de acuerdo con estas palabras.

¿Que quién las ha dicho? No, no fue ningún artista o productor refiriéndose a la piratería. Las palabras son del ya lejano año 1931 y su autor es el mafioso Al Capone. Ya ven, no es nuevo eso de que hable de la ley y el honor quien menos debe.

* * *
"Las mejoras de nuestra sociedad han hecho que nos acomodemos, nos ha hecho personas individualistas, que no individuos, masas de personas individualistas con un pensamiento único compartido por todos que se nos ha vendido bien. (…) Cuando las personas no están organizadas, ni tienen sentido critico, están a merced de quien tiene poder, entonces leyes que nadie quiere se aprueban y se ponen en funcionamiento" Marlowe

David Bravo Bueno
david_bravo@supercable.es

Los comentarios más recientes se muestran primero. Haz click sobre un comentario para desplegar/plegar.
  • Cerrado

    BocaDePez BocaDePez
    0

    lastima de articulo...

    ...porque siendo absolutamente brillante resulta definitivamente esteril. Todos los que estamos medianamente familiarizados con el derecho sabemos que tu análisis es correcto y sabemos del espiritu que anima cualquier ley pensada por cualquier legislador mental y moralmente sano (que no es precisamente el que da lugar a sucesos como el de la niña americana de 12 años ni al de los 95.000 presuntos delincuentes citados en otro suceso español). Tu magnifica disertación sobra cuando aparece enmarcada entre el texto de Roosevelt al principio y el de Marlowe al final, porque ambas lo resumen todo cuando se refieren en el primero "al poder privado mas potente que el propio estado" y a "las masas no-organizadas" el otro. Ello supone que lo que diga la ley es algo que no importa, porque ese potente poder privado puede presionar su reforma, o pagar a los mejores reinterpretadores de lujo, o patrocinar los montajes mediaticos mas acojonantes...(de "acojonar", me refiero) y todo ello sin que las masas reaccionen en nada precisamente por su falta de organización. Desolador panorama y mas si se piensa que esta guerra, de antemano perdida por la masa, no es tan particular, como se piensa, y limitada a los derechos de autor.... En todo esto hay mucho mas en juego y si todavía hay algún ingenuo que piensa que no se pueden poner puertas al campo, que espere un poco y vera. Se admiten apuestas...

    • Cerrado

      BocaDePez BocaDePez
      0

      [vacío]

      Yo no soy una experta en leyes, pero sí del marketing y el marketing dice que el consumidor no olvida todos los agravios que el empresario le hace. Puede que se tarde años, pero al final el que enfada al consumidor lo paga, y muy duramente. Para ejemplo basta mirar a Telefónica.

      Intentó abusar, insultaba a los que se quejaban, te engrosaban las facturas con llamadas que no hacías y te imponía su línea, internet y móbil. En cuanto aparecieron otras compañías, mucha gente tiró su moviestar (yo entre ellas) y se cambió a otras compañías, aunque le ofreciesen el mismo precio simplemente para librarse de la dictadura de Telefónica. A consecuencia de esto ahora la compañía se enfrenta a una regulación de empleo de casi 20.000 personas, debido a las grandes pérdidas que tuvieron. Así que se preparen estas grandes discográficas, que como cabreen al consumidor/es acabarán pidiendo por las calles y creo que la gente se está a cabrear mucho. Además, el argumento que ponen no es convincente, pues los que más pierden con las copias son las discográficas y los distribuidores, pues los autores sólo consiguen un 7% del precio final del libro o CD, y les salen más rentables los conciertos que grbar discos, pero, como el que compra lso CD van a los conciertos, el negocio sigue...

      Conclusión, dejar de comprar o más bien no comprar ningún producto de toda compañía que interponga esos pleitos tan abusivos y ridículos a personas que sólo quieren disfrutar de productos que no encuentran en tiendas o que simplemente quieren ver una peli o tener un CD para escuchar en su casa.

      Si no quieren perder ventas, que equiparen los precios al coste real de la producción de cada unidad, no es posible que el top manta el cd valga 6 uros y obtenga beneficio sufiente para que se arriesguen a ir a la cárcel y las compañías vendan el mismo cd a 18 euros. Algo falla.

      Así que sin más me despido y os animo a quejaros todo lo posible, pero teniendo en cuenta un dicho muy popular en publicidad que parece que algunas de estas compañías conocen muy bien: "lo importante no es que hablen bien o mal, sino que hablen".

  • Cerrado

    6

    Buen artículo!

    Pensaba escribir un artículo sobre este mismo tema explicando porqué no es delito compartir música, pero tu ya has plasmado claramente los mismos puntos que pensaba explicar yo, así que en todo caso enlazaré al tuyo ;-)

    Si hay algo que se le pueda objetar a tu artículo, es, como mucho, que se va demasiado por las ramas, pero en lo que es el contenido jurídico del mismo estoy totalmente de acuerdo contigo.

    De todas formas ni el ánimo de lucro ni el perjuicio de tercero son conceptos jurídicos nuevos que de repente puedan reinventarse las discográficas, así que, al menos en España, creo que este tema está bastante clarito.

    Sólo añadir una cosa más: además del ánimo de lucro y del perjuicio de tercero, el art. 270 CP contempla como autor del delito sólo al que “reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente” y en el caso de los programas P2P creo que si alguien está reproduciendo o distribuyendo una obra es el que la comparte, y no el que se la baja. Lo que demuestra de nuevo que esté art. tiene una finalidad muy concreta, que es penar, por llamarlo de alguna forma, al que comercia ilegalmente con creaciones protegidas por derechos de propiedad intelectual e intentar aplicarlo al caso del usuario de programas P2P está entre el malabarismo jurídico y el Derecho-Ficción.

    Un saludo!

1